» Actualidad

Al baño se va sola

Escrito por Leo Rojas

Venezuela – 5 de julio de 1811, firma del acta de la independencia. Un primer paso al entendimiento sobre lo incómodo que es depender y estar bajo el yugo de alguien. 201 años después, cuesta entender que la entrada al mundo no incluye acompañante ni invitación adicional, elemento que la costumbre opaca sin compasión.

Desde que tengo uso de razón para lanzarme al mundo de las relaciones, me ha molestado el hecho de que el prototipo femenino que me toque enfrentar, viva, deje de vivir y enfoque todos sus gustos y provocaciones en un consenso de amistades del mismo sexo que solo nutren de malas experiencias las reales ganas de mi objetivo. Es un problema de autocensura que me toca vivir si las cosas se dan de ese modo. ¿Qué pasa con las mujeres que viven en un mundo de fantasías que solo su crew de amigas ha creado? Aquellas que simplemente no pueden actuar y decidir por sí solas sin antes exponer sus ideales ante esas 3 compinches inseparables que solo privan y cuestionan como si la vida de todos fuese lo mismo, como si no existiera diversidad de visiones, metas y teorías.

Por si fuera poco, me aventuro en la idea de pasarle por encima a ese sistema irrompible de actitudes, buscando romper alianzas y así crear un poco de independencia en quien tengo el foco puesto… Pero, ¿qué pasa si lo logras? Automáticamente te paras en la azotea de un rascacielos y ves como esa colmena de amigas espera que resbales para comerte vivo como hienas después de una huelga de hambre, solo por el simple hecho de que no hay respeto por lo que quiera tu colega. Es cuando te das cuenta que entraste en un territorio exclusivo, y que acabar con esas noches de pijamadas, stalkeos de Facebook y maratones de chismes sobre el sexo opuesto fue peor que robar un banco a las 3 de la tarde.

Después de cualquier experiencia cercana, no volví a indagar en eso. Esas mujeres que jamás han visto el espejo de un baño solas, no tienen criterio de muchas cosas gracias a esa dependencia infinita de vivir a través de las experiencias de sus amigas. Al hombre en general no le gusta eso, no queremos una relación de 4 personas, mucho menos gente que viva llenándoles la mente de lo que podría o no estar pasando mientras estemos solos.

Si la independencia no es tu deseo, la dependencia será tu destino.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux