Al que madruga, Dios lo ayuda