Manual para evitar preguntas incómodas sobre el amor

Sí, nosotras también estamos cansadas de que nuestras tías, primas, abuelas, amigas que tenemos tiempo sin ver y desconocidos nos pregunten sobre cómo nos trata el amor…

Sabemos lo insoportables que pueden ser estas preguntas, por eso, diseñamos para ustedes un plan de escape sutil para evitar cualquier situación incómoda:

  • En caso de que estés soltera y llegue la pregunta más temida: ¿HIJA, CUANDO NOS PRESENTARÁS A UN GALÁN?

“Todavía no llega. Pero la soltería me da la libertad de hacer lo que yo quiero, por ejemplo, el próximo mes tendré la oportunidad de imitar la película Eat, Pray, Love”.

Demuestra toda la honestidad posible y comprueba que no es necesario tener una pareja para ser realmente feliz.

  • En caso de que estés saliendo con alguien, no dudes que vas a escuchar esto: ¿YA ESTÁN ENSERIADOS? 

“No, pero estoy muy ocupada entre el trabajo y mi curso de francés avanzado, no tengo tiempo de salir con otros”.

Con este excusa puedes quedarte tranquila, es seguro que no te dirán más nada.

  • En caso de que estés en una relación seria y estén muy enamorados, la cuestionante que recibirás en todas la reuniones familiares será la siguiente: ¿CUÁNDO SE MUDARÁN JUNTOS? 

“No estoy segura. Es una gran decisión”.

Listo, una escapatoria limpia y fácil. Todos van a estar de acuerdo en que mudarse es un gran paso, y la mayoría DEBERÍA respetar tu franqueza, aunque a veces sabemos que es complicado librarnos de los prejuicios de alguna tía.

  • En caso de que estén enamorados y vivan juntos. Las preguntas pasarán al siguiente nivel de acoso: ¿Y PARA CUÁNDO EL ANILLO?

“Si me dieran 1000 dólares por cada vez que me haces la preguntica, ya hubiéramos podido pagar la boda”.

Voltea la tortilla. Usa el humor para convertir una situación incómoda para ti, en una situación incómoda para el preguntón.

  • Y por último, cuando estén casados, vendrá lo inevitable: ¿Y PARA CUÁNDO UN BEBÉ? 

“Todo a su tiempo. Mientras tanto, déjenme disfrutar de mi copa de vino”.

Que lo superen. Cuando llegue el momento lo sabrán.

¡SALUD!