Cómo saber si tu cartera de diseñador es real

cartera post

Imagen cortesía de Herinterest.com

En algunos países dicen “dar gato por liebre”, en los Estados Unidos es “sell a pig in a poke”, algo así como vender un cerdo metido en un bolso y puede que no haya una frase más acertada para hablar de ese momento en el que ves una cartera de diseñador perfecta en un sitio “vintage” o en un mercado de pulgas de domingo.

Como sabes, es cierto que hay una lista de cosas que toda mujer debería tener en su clóset, también es verdad que mucha gente te quiere ver la cara de tonta y venderte cualquier cosa por un precio ridículo nada más por estar en una tienda “cool”.
Si quieres hacer tu primera gran inversión y comprar un bolso clásico de Chanel, de Yves Saint Laurent, Prada u otro gran nombre de la moda, ten en cuenta estas recomendaciones de Alyssa Coscarelli para Refinery 29:

La apariencia es lo más importante
Puede que sea una cartera de Dior pero si se ve barata así cueste 12.000 USD no la compres, porque pese a la etiqueta seguirá viéndose barata. Normalmente las carteras de diseñador son confeccionadas a mano así que si ves costuras de máquina, cierres muy grandes y otros detalles en plástico ya deberías darte cuenta que es una Vuitton “Made in China”.

Mira los logos
Son la parte más importante. En las carteras realmente originales verás que los acabados podrían incluir un ligero baño de oro. Las piezas están hechas a la perfección y no se ven ni más grandes ni más pequeñas de lo normal. Es obvio decirte esto pero si dice “CHANNEL” está claro que no es original. Lo mismo pasa con cientos de marcas así vemos que vas por un producto original que en realidad parece un Frankestein por todas las partes que lo conforman.

Cárgala
Creas o no, las carteras de diseñador cuestan lo que cuestan porque sus creadores se toman la molestia de ver cuál es el peso real de la prenda ya sea que esté vacía o con todas tus cosas. El peso de una cartera original va entre 500 gramos y dependiendo de cuan “fashion” sea puede llegar al kilo. Si ves que una cartera vacía es demasiado liviana o extremadamente pesada es porque los materiales con las que la hicieron son muy baratos.

Ve el interior
Pasa igual que con las personas. Puede que por fuera tenga el material perfecto, pero si por dentro parece una pared con filtraciones y tiene un forro de lycra o plástico, lo mejor será desistir y no comprarla. Antes podías verificar que la cartera tuviera seriales dentro, pero los imitadores incluso han copiado este distintivo. Así que lo mejor será comprar piezas que conserven un certificado de autenticidad o pedirle al vendedor que certifique las piezas con las tiendas originales. (Es un servicio adicional y que puede costar unos dólares más pero que te dejará a ti más tranquila).

Está bien que se vea distinta a los bolsos de hoy
Es cierto que la moda cambia y que incluso grandes casas como Gucci hayan hecho grandes cambios en el look de sus piezas. Si eres una verdadera fashionista o te gusta la investigación puedes buscar en YouTube el desfile de donde supuestamente salió esa cartera que te están vendiendo y compararla. Basta con poner “Gucci Sping Summer 1998” y listo.

Compra con confianza
Esto no quiere decir que pagues al primero que se aparezca con una Bat de Céline. Por el contrario, hay tiendas y especialistas en lujo que tienen años comercializando carteras y otros accesorios que otros decidieron vender. Debes recurrir a estos sitios pues son los que tienen años de experiencia lidiando con este tipo de mercancía. Ten en cuenta esto la próxima vez que vayas a una tienda y una vendedora pretenciosa quiera hacer su comisión del día vendiéndote un clon chino.
Una cartera original, incluso si es vieja cuesta bastante así que olvídate de ofertas engañosas.