» Editoriales

¿CUERPO O CUERPA?

Diariamente mujeres pierden la vida en quirófanos por tratar de mejorar su apariencia física. Nuestro propio deseo por buscar la perfección a veces nos convierte en enemigas de nosotras mismas.

Sé de mujeres cercanas a mí, arrepentidas por haberse sometido a liposucciones muy agresivas, para eliminar dos piches centímetros de grasa o de ser víctimas de una paralización sentimental en el rostro, es decir, nunca se sabe si están tristes, contentas, asustadas o aburridas gracias a la mala aplicación del botox. O aquel caso de un falso doctor que le inyectó cemento, súper pegamento y sellador para neumáticos a una mujer para agrandarle los glúteos.

No estoy en contra de la cirugía plástica. Por favor, sería una gran hipócrita. Lo importante es buscar a un buen profesional, con excelentes referencias y resultados y no entregarse a cualquier especialista, experto en nada. Ahora, lo que si hay que ver con cuidado son los excesos. ¿Hasta dónde llegar con las cirugías y tratamientos estéticos? ¿Quién es el árbitro que nos dice, basta, es suficiente, ni uno más? Nuestra obsesión por adquirir la forma perfecta a veces nos lleva a la imperfecta deformación.

¡Parece que ya no tenemos cuerpo, si no, CUERPA!
Como lo que está pasando con el tamaño de los glúteos de las mujeres, son como una especie de mataburro pero en la parte trasera. Andar por la calle con unas nalguitas con algo de forma y medio espichaiiitas se ha convertido en objeto “vintage”, una pieza antigua, que de vez en cuando es agradable observar, porque te recuerda a algo cuchi. Es que ahora lo que está “de moda” son glúteos en forma de pirámide invertida.

La sociedad, los hombres, los medios, son cada vez más exigentes con la figura de una mujer. Tener un poco de celulitis y una medio barriguita te hace prácticamente un insulto andante.

Pero nada como nosotras las mujeres para criticarnos y maltratarnos entre nosotras mismas.

Hoy, día contra la violencia hacia la mujer, según la ONU (Organización de las Naciones Unidas), las agresiones son cometidas mayoritariamente por hombres. Pero…¿alguien cuenta la cantidad de agresiones de las que somos sometidas por nosotras mismas? Como dice mi abuela Elena: Hay que cuidarse mi niña, porque si una no se cuida….¿Quién la cuida a una?

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux