El amor entre Paulina y Nicolás Vallejo-Nágera llegó a su fin, pero esta historia ahora es que cobra sabor, pues la fortuna que se disputa la pareja no es nada despreciable para ninguna de las dos partes.

Bien dicen por ahí que el dinero no es amigo de nadie, y tanto es así, que el empresario español y la chica dorada de México han determinado dejar todo en manos de los tribunales, quienes tendrán la última palabra sobre los bienes de la pareja.

Mansiones en Miami, México, España y hasta un jet privado, son tan sólo algunas de las propiedades que están en juego.

Colate ha manifestado que sólo quiere que le den lo que le pertenece, asegurando que busca enriquecerse de los bienes materiales de la cantante, según ella misma ha dado a entender.

Sin embargo, la artista mexicana y su madre, aseguran que el empresario siempre vivió de las rentas de Paulina y lo que busca ahora es quedarse con lo que pueda.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux