La fórmula secreta de una hamburguesa perfecta

Enciende la parrilla, busca los ingredientes, pon la mesa  y sigue estas fáciles recomendaciones para tu próxima reunión en casa, ¡llena de hamburguesas divinas!…

Sin duda nos molesta demasiado que digan que las chicas no sabemos usar el asador, la parrilla o la plancha ¿Por qué́ ellos se creen dueños y señores de la parrilla? ¿Cómo dejarlos callados? Llenando bocas con las hamburguesas más jugosas.

Elige una buena plancha

Los asadores de gas podrán encender muy rápido, pero son muy caros; sin embargo, los de carbón son más baratos y portátiles.

Haz una pirámide de carbón en el centro de un plato hondo y ponle pedazos de cartón en lugares al azar. Empieza por el cartón para encender el fuego.

Cuando las brasas tomen un color gris, extiéndelas y aplánalas para que el calor sea uniforme.

Prepara la parrilla

Humedeces las rejillas usando un paño mojado o una servilleta grande en aceite, mientras el carbón enciende y cuando ya esté bien caliente. Hazlo con cuidado, utiliza unas pinzas, para que no te vayas a quemar.

Así́ tendrás una superficie a la que no se le pega nada.

Reparte bien carne

El truco esta en distribuirla bien, con suficiente espacio para que no se toquen.

Cuenta el tiempo correcto

Las hamburguesas que pesen de unos 170 a 220 g, necesitan cocerse por 3 o 4 minutos para caramelizarse y carbonizarse. Debes moverlas bien antes de que se peguen de la rendija.

 

Y… ¡VOLTEÁ!

El otro lado se hace más rápido, así́ que no les quites el ojo.

Cuando estén listas, sírvelas en un plato distinto al que usaste para la carne cruda.