Las personas que hablan con el espejo son más inteligentes

Hablarle al espejo no es de locos, es de inteligentes.

Imagen relacionada

Un estudio publicado por “Quearterly Journal of Experimental Psychology”, reveló que hablarnos a nosotras mismas nos ayuda a controlar nuestras reacciones, emociones y fijar mejor nuestro foco de atención.

Hablar en voz alta por largas horas aumenta nuestra concentración y si lo hacemos frente al espejo o con la almohada, somos capaces de escuchar nuestros propios pensamientos, aumentando nuestra capacidad intelectual.

“Las etiquetas verbales, el habla dirigida a uno mismo, modifica el proceso perceptual y nos convierte en buscadores de soluciones“, por ejemplo, cuando se nos pierde el celular, lo primero que hacemos es hablarnos a nosotras mismas, entablando una conversación donde nos preguntamos dónde, cuándo y por qué.

Es por ello que nos mandan a practicar las exposiciones frente al espejo, definitivamente, es una buena técnica. ¡No estamos locas!

via GIPHY