Los productos de belleza que no necesitas

Tónico

El famoso último paso de lavarnos la cara resultó ser totalmente innecesario ya que éste fue inventado para remover la película de jabón que dejaban los primeros limpiadores faciales. El tónico quedó obsoleto porque las lociones limpiadoras actuales no dejan ningún tipo de residuo.

Cremas para los pies

Si tienes una crema para las manos, una para la cara y una para el cuerpo, ya estás lista; no necesitas más. Utiliza la misma del cuerpo en los pies o aplica el truco de abuelita de ponerte vaselina en los pies y cubrirlos con medias. Repite el proceso un par de veces por semana y verás cómo tus pies quedan suaves como una sedita.

Todo lo que diga anticelulitis

Lamentándolo mucho, la celulitis no sale con una cremita. Eso es sentadillas, cardio, más cardio, humectantes, buena alimentación, poca cafeína, cero refrescos y mucha agua. Cualquier crema que prometa que si te la aplicas con movimiento envolvente, te va a desaparecer la celulitis está min-tien-do. Si funcionaran, todas tendríamos piernas envidiables.

Productos que prometan revitalizar el color de tu pelo

Nada ni nadie puede hacerte más rubia o aumentarle la intensidad a tu rojo pasión. El tono de esos champús usualmente no se acerca al que tiene tu pelo así que puedes quedar con un color para nada ideal. Además, esos champús tienen más químicos que los normales, haciéndole al pelo más daño que bien.

Eliminadores de horquetillas

Las horquetillas o puntas abiertas no se desaparecen con nada. La única forma de eliminarlas es cortándonos las puntas y ya tenemos que hacer las paces con eso. Hay formas de darle más vida al pelo, puedes cuidarlo e hidratarlo bastante para que no se te parta, pero no existe una forma de volver a unir los folículos que ya se han separado.

Exfoliante para labios

Lo mejor es que te pongas manteca de cacao a menudo para que no se partan en primer lugar y si ya tienes pellejitos, agarra un cepillo de dientes viejo y frótalo con cuidado sobre tus labios para ir renovando las células y dejándolos más suaves.

Crema para el cuello

Pasa igual que con la crema para los pies. Es absolutamente innecesaria, simplemente utiliza la misma crema que usas para la cara, solo debes ir extendiéndola hasta llegar al punto donde el cuello se une con el pecho y la hidratará sin problemas.