¿Qué pasa cuando se duermen tus brazos o piernas?

Basta con que pases mucho tiempo en una posición o reposando sobre uno de tus brazos o piernas para que comience ese terrible hormigueo (casi una sensación de pequeños cuchillos siendo clavados) que te indican que está “dormido”.

Pues bien la revista NatGeo de este mes explica que no se debe a la falta de irrigación de sangre, como muchos creíamos. Se trata más bien, de que cuando oprimes cierta parte de tu cuerpo, también haces presión en nervios y cortas la comunicación de ese miembro con el cerebro. No tiene nada que ver con la circulación.

Es por esto que tu abuelita decía “mueve” el brazo para que se despierte. Este tipo de movimientos hace que ocurra una suerte de “reboot” y se envíen impulsos nerviosos que harán que esta comunicación se restablezca y esa terrible sensación desaparezca.

 

via GIPHY