¿Sabías que lo que comemos afecta nuestro estado de ánimo?

Todos los días se aprende algo nuevo y lo de hoy será un término que muy pocos conocen, pero deberían manejar: la alimentación emocional.

sabias-que-existe-la-comida-emocional

 

La alimentación emocional está relacionada con dejar de comer por comer, sino hacerlo con intención, y no dejarnos llevar por cómo nos sentimos en el momento. Conocer esto nos parece una buena idea para tener mayor control sobre nosotras mismas y nuestros repentinos cambios de humor.

Que acudas al chocolate y al helado cuando estás triste, o te provoque comerte el mundo (o una pizza) cuando te sientes alegre, no es casualidad. En verdad los sentimientos sí mandan. Por suerte, si los conocemos, podemos aprender a manejarlos nosotros a ellos y no al revés.

Lo mismo pasa cuando estamos aburridas u ociosas, nos paramos al refrigerador mil veces y le decimos que sí a todas las chucherías que se nos cruzan en el camino.

Entonces, ¿qué alimentos debemos ingerir?

Aquellos que son altos en triptófano, que es un aminoácido que se encarga de liberar serotonina. Alejan de la depresión y harán que nos sintamos más estables emocionalmente, lo que nos mantendrá lejos de la comida basura y fuera de horario.

Algunos de estos alimentos son: pescado, nueces, semillas, pollo, pavo, queso, soja, huevo, legumbres, cereales, frutos secos, plátanos, ciruelas, espinacas, brócoli, zanahorias, dátiles… 

Así que ahora que lo sabemos, ya no tenemos excusas: comer bien y bajo control será algo que nuestro cuerpo nos agradecerá con los años, y nadie más que nosotras mismas disfrutará de los resultados.