» Salud

Consejos para prolongar el placer masculino

Los hombres al igual que las mujeres están en capacidad de experimentar múltiples orgasmos; quizás como una especie de micro explosiones que se suman a otra gran sensación de placer que generalmente se acompaña de eyaculación. Y es que ahí está el mito que impide a los varones disfrutar aún más los encuentros sexuales, ellos y nosotras debemos aprender que se pueden experimentar muchas y variadas sensaciones sin eyacular; ya que una vez que eyaculan, de forma obligada la naturaleza les demanda una pausa de descanso que se llama periodo refractario.

Entonces, para extender aún más este intervalo previo al momento de la eyaculación, pon a prueba estos ejercicios y ofrécele a tu pareja unas sesiones especialmente dedicadas a él:

Entrenamiento compartido: la idea es que ambos se involucren en la tarea de identificar el “punto de no retorno”, o el momento justo cuando está a punto de eyacular. Una vez que ambos reconozcan las manifestaciones previas a la eyaculación (músculos y glúteos se tensan, aumentan los latidos del corazón, se acelera la respiración, etc…) deben parar en seco la estimulación. Luego de esa pausa que no es más que el tiempo que él necesita para respirar y tomar control de la situación, reinician la actividad. No se preocupen por perdidas de erección, es cuestión de segundos y el compromiso es no dejar el trabajo a la mitad.

Como los de Kegel pero para hombres: ellos al igual que nosotras pueden aprenden a controlar los músculos de toda la zona pélvica contrayendo y relajando los músculos de su pene, con ellos la idea de entrenarse mientras están orinando también puede ser muy útil; posteriormente en el acto sexual él puede aumentar los niveles de excitación con estos movimientos luego de la pausa, o bien detener la eyaculación incluso durante el orgasmo.

Sustituyan las penetraciones por masajes con la vagina: para la mayoría de los hombres la fricción, y el ejercicio de entrar y salir de la vagina resulta una fórmula mágica para alcanzar a veces muy rápido el final de su respuesta sexual; entonces varía lo anterior con masajes que le vas a ofrecer a través de movimientos voluntarios de tu vagina. Pueden comenzar el masaje desde una erección parcial, para que ambos sientan como poco a poco se agranda el pene dentro de la vagina; luego y dependiendo de la fuerza y rapidez que le imprimas al masaje puedes mantener los niveles de excitación, y detenerte por completo en el momento justo antes de su eyaculación para prolongar aún más las sensaciones placenteras.

@amorantunez. Terapeuta del Grupo Cima Bienestar.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux