El momento del baño puede ser el espacio y tiempo perfecto para compartir en pareja, aprovechando toda la variedad de elementos que se tienen disponibles. Además para aquellas parejas con hijos, éste resulta el único sitio privado por excelencia. No te quejes más, y aprovecha todos los días la oportunidad de matar dos pájaros de un solo tiro.

Como la mayoría de los hombres trata de cumplir con la rutina de limpieza en tiempo récord, el hecho de brindarles mimos y cariños mientras completan la faena siempre resulta bien recibido, y a cambio de tantas atenciones la mayoría opta por retribuir el gesto con estimulación sexualmente explícita; así que ¡aprovecha!.

Siéntate colocándolo a él entre tus piernas, para masajear su espalda y el pecho; agrega gel de baño para incluir burbujas, y fragancias afrodisíacas o estimulantes que impregnen todo el lugar.

Ahora es tu turno; para variar las sensaciones invítalo a colocar sobre tu cuerpo aceite para masajes, y combinando roces fuertes y otros apenas perceptibles, pídele que recorra todo tu cuerpo alternando entre tus zonas erógenas y otras menos sensibles; permitiendo el descanso de los puntos más susceptibles al placer, de esta manera prolongas las sensaciones orgásmicas.

Si disfrutan de la masturbación compartida, aprovecha la ocasión para masajear su pene colocando en tus manos gel de baño, o algún otro producto que te permita variar la sensación y maximizar su placer. Puedes alternar la estimulación masajeándolo con tu mano dominante, y también con ambas manos entrelazando los dedos; no te preocupes por el ritmo, dirección y presión, solo pídele que te dirija opinando acerca de su preferencia.

En el caso del genital femenino, resulta mucho más adecuado estimularlo con jabón, gel de baño y aceites solo en las zonas externas, recuerda que cualquier producto que se coloque dentro de la vagina puede alterar el PH natural, generando síntomas molestos como infecciones, irritaciones de la mucosa, entre otros. Por ello, resulta mucho más seguro variar la estimulación ofrecida con la temperatura del agua, o aprovechando la presión de la ducha justamente sobre el clítoris; para lograr orgasmos al estilo francés simulando la acción de bidé.

@amorantunez. Terapeuta del Grupo Cima Bienestar.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux