Muchas parejas reconocen disfrutar aún más los encuentros sexuales en las ocasiones en que ambos están más relajados y dispuestos a explorar nuevas emociones. Por ello, las invito a dejar a un lado la seriedad del asunto, y disfrutar junto a su pareja alguno de estos pícaros juegos sexuales.

Shots de boca a boca: busca en la versión de mini botellas los licores de su preferencia, véndale los ojos y comienza a besarlo con los labios impregnados de cada licor. La idea, además de compartir deliciosos besos, es que él descubra cuál es el licor que están compartiendo, y ofrecerle premios o penitencias sexuales de acuerdo a sus respuestas. Recuerda incluir besos con lengua, para aumentar los niveles de excitación, así como también puedes variar el juego derramando licor sobre ciertas partes de su cuerpo, que luego debes limpiar con tus labios y lengua.

Baila para él: la idea es que puedas entretenerlo con un strip-tease que le permita alcanzar sus niveles óptimos de excitación estimulando solo el sentido de la vista. Si ambos disfrutan el momento se potencia el impacto erótico del baile; por ello es importante que te sientas cómoda y segura de lo que haces.

Utiliza todas las prendas de vestir que te hagan sentir sexy, hermosa y te permitan destacar las zonas favoritas de tu cuerpo. La meta no es quedar desnuda inmediatamente, sino más bien mantenerlo interesado y a la expectativa de tu próximo movimiento.

Apóyate con la música que te haga sentir en sintonía con lo erótico. Y como regla de oro, dile que tiene prohibido tocarte mientras dure el baile…

Invítalo a tomar un paseo y retocen al aire libre: aprovecha algún sitio semi privado, o bien donde (de manera segura) puedan vivir la fantasía de ser descubiertos, para comenzar a estimularlo con intenciones sexualmente explícitas. Aunque la meta sería excitarlo y disparar su deseo sexual, siempre y cuando creas que las probabilidades de entrar en materia sean altas, recuerda llevar contigo todos los recursos que consideres necesarios para completar la tarea, como por ejemplo lubricantes a base de agua, preservativos, toallas húmedas y cualquier otro implemento que les permita dejar la escena libre de evidencias.

Recuerda que la meta del intercambio sexual debe ser el disfrute y el bienestar compartido; y eso muchas veces nada tiene que ver con encuentros sexuales rígidos, esquematizados y formales.

@amorantunez. Terapeuta del Grupo Cima Bienestar.

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux