» Salud

¡No Pares!

Durante el acto sexual lo ideal sería mantener de forma prolongada hasta estallar en orgasmos, el nivel de energía sexual que recorre todo tu cuerpo. Sin embargo; algunas movidas sexuales propias o de la pareja, desequilibran este delicado ritmo, siendo muchas veces necesario (y trágico) el hecho de reiniciar todo el contacto para alcanzar algún final feliz.

Entonces, para evitar caer en el error mantén a raya los siguientes saboteadores sexuales antes, durante y después (si deseas doble tanda):

-Excluir lo besos durante el encuentro sexual es una falta gravísima para muchas personas, especialmente las mujeres. Y no solamente por tratarse de un asunto romántico; sino, porque el intercambio apasionado de unos buenos besos logra aumentar vertiginosamente los niveles de excitación, lubricación, y dilatación en el caso de ellas; y poderosas erecciones en el caso de los hombres.

-Interrumpir el contacto físico por atender otros asuntos. La idea es mantener el sentido del tacto activo y colmado de gratas sensaciones. De hecho; el momento clásico de la pausa podría ser la colocación del preservativo, pero inclusive en ese instante él puede continuar tocándote con la mano que le queda disponible, o puedes mantenerte activa estimulándote y tocándolo mientras completa el paso.

-Saltarse los juegos previos, es el error más frecuente cometido por muchos; y es que independientemente del tiempo que dispongan para la actividad sexual, deben invertir tiempo y empeño en la preparación de los genitales antes del coito, para facilitar la penetración, acelerar la llegada del orgasmo y evitar lastimarse.

-Seleccionar una posición sexual incómoda para alguno de los dos genera altísimos niveles de frustración, además de la sensación de dolor y fatiga. Por ello, cada vez que deseen acoplar los genitales dedíquense primero a completar la penetración, y antes de comenzar el movimiento chequeen que efectivamente ambos se sientan a gusto en la posición elegida, y que ésta resulta placentera para cada quien.

Esta revisión no solo debe considerarse con las posiciones nuevas; por ejemplo con el clásico misionero muchas mujeres sienten que no se logra estimular todas las zonas sensibles de su vulva, así que vale la pena también examinar ¿Qué tan efectivas y placenteras resultan las posiciones sexuales cotidianas?.

@amorantunez

COMPARTIR

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux